Dulce

Tarta de Zanahoria con Frosting de Queso

Nunca olvidaré la primera vez que probé la tarta de zanahoria con frosting de queso en uno de mis viajes al norte de España. No me convencía demasiado el uso de zanahoria en una tarta, pero su exquisito sabor y la increíble fusión del frosting de queso con la zanahoria y la canela hizo que cambiará de opinión al primer bocado. Se convirtió en un instante en mi tarta favorita.

Pero… ¿cómo es posible que la tarta de zanahorias sea una de las mejores si su base es precisamente la zanahoria?

La historia de la tarta de zanahoria se remonta a la Edad Media. La escasez de ingredientes dulces hizo que los reposteros de aquella época tuvieran que apañárselas buscando nuevos sabores. La zanahoria encajó perfectamente debido a su alto contenido en azúcar. Sin embargo, no fue hasta 1929 que apareció tal y como la conocemos hoy en un libro de cocina estadounidense.

Si todavía no la has probado y te apetece sorprender a tu pareja, familia y amigos, este es el momento perfecto. Es muy fácil de hacer y quedarás como un gran cocinillas. Yo la hice para el cumpleaños de mi madre y fue todo un éxito, así que… ¡manos a la obra!

 


Tarta de Zanahoria con Frosting de Queso

Imprime la receta
Raciones: Un molde de 23cm Tiempo de cocinado: 2 horas

Ingredientes

  • 4 huevos L
  • 100ml de aceite de oliva
  • 500gr de zanahorias enteras
  • 230gr de azúcar moreno
  • 300gr de harina de trigo
  • 2 cucharaditas de bicarbonato
  • 1 sobre de levadura en polvo (3 cucharaditas)
  • 2 cucharaditas de canela en polvo
  • Almendras en polvo
  • Queso philadelphia o mascarpone
  • 1/2 taza de azúcar glass
  • 300gr de mantequilla
  • Almendras troceadas
  • Unas hojitas de menta para decorar

Instrucciones

1

BIZCOCHO:

2

Batimos los 4 huevos con los 230gr de azúcar hasta que quedo todo bien integrado.

3

Seguidamente, incorporamos a la mezcla 100ml de aceite y volvemos a batir.

4

Lavamos y pelamos las zanahorias para después rallarlas.

5

Antes de arrojarlas a la mezcla, debemos cogerlas con la mano y presionarlas hasta que eliminen el exceso de agua que poseen.

6

En otro recipiente, mezclamos los ingredientes en polvo: 300gr de harina, 2 cucharaditas de bicarbonato, 2 de canela, 3 de levadura y el puñado de almendra en polvo.

7

Agregamos los ingredientes secos previamente tamizados a la mezcla inicial.

8

Removemos todo bien hasta que quede una masa espesa con la que cubriremos un molde de unos 23cm de diametro.

9

Lo metemos al horno, previamente calentado a 180º, durante 45 minutos aproximadamente.

10

Podemos comprobar si el bizcocho está listo, pinchándole con un palito cada cierto tiempo hasta que salga limpio.

11

FROSTING:

12

En un recipiente añadimos 300gr mantequilla a temperatura ambiente junto a media taza de azúcar glass.

13

Lo mezclamos bien con ayuda de una varilla e incluimos los 300gr de queso philadelphia o mascarpone .

14

Volvemos a batir todo hasta que se consiga una textura suave y esponjosa.

Notas

Una porción de la clásica tarta de zanahoria tiene aproximadamente 600 calorías ya que a pesar de llevar como ingrediente principal zanahoria, esta tarta usa mucho azúcar, mantequilla y aceite. Si la quieres hacer más sana, el truco está en reducir la cantidad de aceite y cambiar el azúcar por stevia o otro tipo de edulcorantes. Además puedes sustituir la mantequilla por la margarina light.

You Might Also Like

1 Comentario

  • Reply
    Carrot cookies de avena y plátano caseras | Limón & Mango
    15 noviembre, 2018 at 12:56 pm

    […] Para conservarlas, sólo tienes que almacenarlas en algún tarro de cristal hermético de 2 a 3 días máximo. Y si prefieres también tengo la receta en versión tarta de zanahoria. […]

  • Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.